05 octubre 2011

Canelones con bechamel

Plato típicamente italiano, de fama mundial, que podemos encontrar en cualquiera de nuestras mesas. De preparación más o menos complicada, dependiendo de cómo se consiga la pasta para los canelones, y por sus grandes posibilidades en el relleno. Un delicioso plato principal para acompañar con un refrescante vino espumoso de las tierras italianas, personalmente me inclino por un Lambrusco Rosado.

 Tiempo de preparación: 45 minutos.

Ingredientes:
12 canelones confeccionados (secos o congelados), 1/2 Kg. de carne picada, 1/2 cebolla, 2 tazones de bechamel, 1 cucharada de mantequilla, 4 cucharadas de queso rallado, aceite, sal y tomillo.

Preparación:

Hervimos la canelones en abundante agua con sal, durante 10 minutos. Pasados los 10 minutos, los sacamos del agua, y los colocamos sobre un paño, separándolos unos de otros para que no se queden pegados y los dejamos enfriar. 

Mientras los canelones se enfrían, confeccionamos una bechamel (si no sabes como se prepara permanece atento al blog, pronto publicaré la receta). Seguidamente, y en una sartén echamos dos cucharadas soperas de aceite, picamos la cebolla muy finamente y la refreímos en la sartén. Antes de que la cebolla se dore, añadimos la carne picada y dejamos que todo se fría durante 10 minutos, dándole alguna vuelta de vez en cuando. Poco antes de retirar la sartén de la lumbre, espolvorearemos con el tomillo y la sal, para retirarlo del fuego seguidamente.

Ahora, echamos un cucharada de bechamel y la mezclamos con la carne en la sartén. Seguidamente preparamos una fuente para horno y la untamos con la mantequilla (con ello evitaremos en la medida de lo posible que los canelones queden pegados a la fuente). Colocamos en el interior de la fuente los canelones confeccionados con dos cucharadas sopera de relleno cada uno, procurando que todo quede bien envuelto.

Al colocar los canelones en la fuente, es conveniente pegar los unos a los otros para evitar que se deshagan. Cuando tengamos todos colocados en la fuente, los tendremos que cubrir con el resto de bechamel que hayamos preparado, y espolvorearemos todo con el queso rallado, procurando que quede uniforme.

Con todo preparado, tendremos que introducir la bandeja en el horno para gratinarlo por un período de 10 minutos, para ello tendremos que haber calentado el horno con anterioridad. Notaremos que se ha completado el gratinado por que el queso se pondrá dorado, una vez que esto ocurra, sacaremos los canelones del horno y... ¡A comer!

No hay comentarios: